Dublín – Nervios, emoción, y un montón de ganas